CÓMO FUNCIONA UNA VIVIENDA PASSIVHAUS



¿Qué debe cumplir una vivienda para ser considerada Passivhaus? ¿Es imprescindible certificarla para que funcione bien? ¿Es incompatible con la bioconstrucción?

Hacemos un repaso de conceptos básicos y os contamos nuestra opinión sobre estas cuestiones.


LOS CINCO PRINCIPIOS BÁSICOS PASSIVHAUS


Aislamiento térmico de gran calidad y continuo.

De esta manera se evitan pérdidas de calor en invierno y se asegura la estabilidad de temperatura en verano, sin sobrecalentamientos ni ganancias descontroladas. Es importante que la transmitancia térmica de los elementos constructivos sea baja, aunque debe adaptarse a las condiciones climáticas del emplazamiento: no es lo mismo un vivienda en Pirineos que en el litoral de Alicante.


Ventanas y puertas de altas prestaciones.

Las partes acristaladas y los accesos pueden suponer un punto de debilidad de la envolvente. Para evitarlo, es importante que sus marcos también sean de baja transmitancia y los vidrios de doble o triple hoja, opcionalmente con gas argón y bajo emisivos.


Diseño libre de puentes térmicos.

Son las zonas en las que se produce una discontinuidad en el aislamiento, por cambio de material o por geometría: esquinas, ejes, juntas, etc. Trataremos de dar continuidad al aislamiento o, si no es posible, reforzar estas zonas con otros aislantes.


Hermeticidad controlada.

Deben cuidarse todas las juntas entre diferentes elementos por los que pueda generarse una corriente de aire o pérdida de la temperatura interior constante que se busca. Por insignificante que parezca, hay mucha energía desperdiciada por fugas incontroladas de aire. Podemos medirlo con una prueba de presurización del interior tipo Blower Door.


Ventilación con recuperador de calor.

Estos sistemas, además de renovar el aire interior, reaprovechan el calor propio del ambiente que se va generando por la propia actividad de las personas usuarias y los aparatos que están en funcionamiento en su interior.



¿CERTIFICAR O NO? DECISIÓN PERSONAL

Es incuestionable que el proceso de certificación completo garantiza un control de calidad exhaustivo y comprometido, tanto en su diseño como en su ejecución. Si todas las partes intervinientes no cumplen correctamente su cometido, la certificación no será válida y quedará en evidencia. Además, aporta un valor añadido a nivel económico al edificio terminado a largo plazo.

Sin embargo, entendemos que puede suponer un sobre-coste evitable si este compromiso de calidad se cumple igualmente, a pesar de no certificar. Se trataría de establecer una relación de confianza y honestidad por parte de arquitecto, constructor y promotor, en la que todos remen en la misma dirección. En este caso, se debe recurrir a profesionales en construcción pasiva, o al menos recurrir a un asesoramiento especializado y riguroso, que aporte el conocimiento técnico de principio a fin.


En definitiva, pensamos que es una cuestión que se puede debatir ampliamente, pero al final se trata de una decisión personal que se deberá basar en lo que buscan realmente los promotores.

CONCLUSIONES

Aspectos que valoramos positivamente:

  • Baja demanda energética: se generan bajas emisiones al medioambiente y además se reduce la necesidad de complejas instalaciones que calienten o enfríen la vivienda.

  • Confort interior: al estar bien aislada, las estancias de la vivienda no sufrirán grandes fluctuaciones de temperatura durante el día ni durante el año, y eso es muy agradable!

  • Calidad de aire garantizada: al contar con el sistema de ventilación mecánica, la renovación de aire es constante y los filtros aseguran un aire limpio.

Aspectos con los que hay que tener cierto cuidado:

  • Acumulación de tóxicos en el interior: una vivienda pasiva no tiene por qué prestar atención a la inocuidad de los materiales que utiliza. A pesar de contar con renovación de aire, pueden pasar muchos años hasta que los tóxicos liberados al ambiente interior dejen de estar presentes en el aire que respiramos.

  • Visión de conjunto: se trata de una herramienta que atiende exclusivamente al aspecto energético y, por tanto, no garantiza un enfoque completo en cuanto a salud o sostenibilidad.

Bajo nuestro punto de vista, es un muy buen planteamiento para buscar el ahorro energético de una vivienda y contribuir al confort en un espacio interior. No es en ningún caso incompatible con un planteamiento de bioconstrucción más estricto, sino que es muy interesante que se complementen y así llegar a resultados óptimos y visiones más holísticas.

Recuerda que puedes leer más en: https://www.habitestudio.com/servicios


¿Nos hemos dejado algo en el tintero? Si te surge alguna duda o cuestión a comentar, no dudes en contactarnos!


CATEGORÍAS